Competitividad de la República Dominicana de acuerdo al Foro Económico Mundial

Publicado el 19 septiembre 2009

Por María Victoria Abreu Malla

El Reporte Global de Competitividad que publica anualmente el Foro Económico Mundial, es la referencia internacional obligada a la hora de hablar de competitividad y hacer análisis comparativos en este tema. Es un informe que cubre en su más reciente edición (Octubre 2007) 131 países de todo el mundo, analizando su evolución en materia de competitividad.

De acuerdo a este organismo internacional, se entiende por competitividad un conjunto de numerosos factores, políticas e instituciones que determinan el nivel de productividad de un país (desde un ambiente macroeconómico estable que favorezca el crecimiento, un entorno institucional que permita que los agentes económicos puedan operar eficientemente, la protección de los derechos de propiedad, un sistema judicial adecuado y de calidad, niveles mínimos de corrupción, hasta elementos claves como la educación de toda la población y el entrenamiento técnico-profesional).

El Foro Económico Mundial actualmente utiliza el Índice Global de Competitividad (IGC), desarrollado por Xavier Sala-i-Martín (Profesor en la Universidad de Columbia, Estados Unidos), como el principal indicador de competitividad; es un índice compuesto por doce pilares interconectados, que encierran las principales variables que afectan la competitividad de un país, e incluye tanto datos estadísticos como encuestas de opinión.

En el Reporte Global de Competitividad 2007-2008, la economía más competitiva del mundo es la de los Estados Unidos. Este país cuenta con una gran cantidad de empresas altamente innovadoras y sofisticadas, operando en mercados de factores muy eficientes; acompañado de un excelente sistema de educación universitaria y una fuerte colaboración entre la academia y los principales actores del mundo de los negocios, específicamente a través de procesos de investigación y desarrollo. El impresionante tamaño de su economía doméstica, hace que los Estados Unidos sea el país con el potencial productivo e innovador más alto del mundo; sin embargo, también se han identificado debilidades, incluyendo desequilibrios macroeconómicos y diversos aspectos del marco institucional, que arriesgan el potencial competitivo estadounidense.

Por otro lado, Suiza mantiene su posicionamiento como uno de los países que mejor desempeño tienen en el IGC, ocupando en esta ocasión el segundo lugar a nivel mundial. Sobresalen su excelente capacidad de innovación y su muy sofisticada cultura empresarial. Asimismo, los países nórdicos continúan manteniendo posiciones privilegiadas en la clasificación: Dinamarca, Suecia y Finlandia ocupan las posiciones tercera, cuarta y sexta en el ranking, respectivamente. Por su parte, Alemania e Inglaterra también mantienen posiciones muy altas en las clasificaciones del Foro Económico Mundial, conservando sus características de economías muy competitivas, especialmente en lo relacionado a infraestructura y eficiencia de los mercados, así como en cuanto a innovación y sofisticación empresarial. Francia también se destaca por su alto nivel de competitividad basado en infraestructura y en el excelente clima de negocios, aunque impresiona negativamente el deprimente mercado laboral francés, que ocupa el lugar 129 en el ranking global, debido básicamente a la falta de flexibilidad que presenta. Estonia es el país más competitivo (posición 27), de los 10 países que recientemente se integraron a la Unión Europea (en 2004), destacándose la eficiencia en sus instituciones gubernamentales, el excelente manejo de las finanzas públicas y su agresividad en adoptar nuevas tecnologías. Y por su parte, Italia ocupa la posición 46 en el ranking global de competitividad. Este país no ha alcanzado mayores niveles de competitividad debido a deficiencias estructurales de la economía, como sus débiles finanzas públicas y altos niveles de endeudamiento, uso ineficiencia de los recursos públicos, débil marco institucional y bajos niveles de transparencia.

En América Latina y el Caribe, Chile continúa siendo la economía más competitiva de la región, ocupando la posición 26 en el ranking global de competitividad (mejorando en una posición sus resultados del año anterior). Puerto Rico, que ha sido incluido este año en el Reporte, ocupa la posición 36; seguido de Barbados (50), México (52), Panamá (59) y Costa Rica (63).

La República Dominicana ocupa la posición 96 en el ranking del Índice Global de Competitividad (el puntaje obtenido fue de 3.65, en un rango que va de 1.00 a 7.00); lo que representa un retroceso con relación al resultado obtenido en el año anterior, donde – ajustando por los cambios metodológicos, el país ocupaba la posición 93. Este posicionamiento coloca a la República Dominicana por debajo del promedio latinoamericano, considerándose su economía menos competitiva que Chile, Barbados, México, Panamá, Costa Rica, El Salvador, Colombia, Brasil, Uruguay, Jamaica, Honduras, Trinidad y Tobago, Argentina, Perú y Guatemala; y solamente más competitiva que Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Paraguay.

En cuanto a los doce pilares que componen los tres subíndices del IGC, vale destacar que en lo relacionado al Subíndice de Requerimientos Básicos, la República Dominicana obtuvo la mejor clasificación en el pilar “Infraestructura”, donde ocupa la posición 79 en el ranking global; y obtuvo la peor clasificación en el pilar “Instituciones”, donde ocupa el lugar 109 dentro de los 131 países analizados. En lo que se refiere al Subíndice de Reforzadores de Eficiencia, el país obtuvo la mejor puntuación en el pilar “Tamaño del Mercado”, clasificando en el lugar 63 de los 131 países analizados; y la peor puntuación en el pilar “Sofisticación del Mercado Financiero”, donde obtuvo la posición 108 en el ranking global. En cuanto al Subíndice de Factores de Innovación y Sofisticación, la economía dominicana obtuvo la mejor puntuación en el pilar “Sofisticación Empresarial”, ocupando la posición 87 en el ranking global; y la peor puntuación en el pilar “Innovación”, donde ocupa la posición 106 a nivel mundial.

La República Dominicana ha alcanzado avances significativos en indicadores como la calidad de la infraestructura de transporte aéreo (lugar 37 de 131 países analizados), la deuda del Gobierno (lugar 26 en el ranking global), las relaciones entre empleadores y empleados (lugar 17 a nivel mundial), prácticas de contrataciones y despidos (lugar 24 a nivel global), y la transferencia tecnológica e inversión extranjera directa (ocupando la posición 45 en el ranking global), entre otros.

Sin embargo, los principales obstáculos para la competitividad y para mejorar el clima de negocios en la República Dominicana, son la corrupción, el limitado acceso a financiamiento, las altas tasas de impuestos y las ineficientes e ineficaces regulaciones impositivas, la inestabilidad en las políticas, la debilidad en la preparación y capacitación de la fuerza de trabajo, la ineficiencia de la burocracia gubernamental y la inadecuada oferta de infraestructura. Otros elementos mencionados por el Foro Económico Mundial son la falta de ética profesional en la fuerza de trabajo, la inflación, las regulaciones laborales restrictivas, el crimen y la violencia, las regulaciones de tipo de cambio, y la inestabilidad del Gobierno.

Aunque pudiese estar justificado el cuestionarse la validez de las clasificaciones globales que realiza el Foro Económico Mundial presentadas anualmente en este Reporte, es innegable que estas constituyen una referencia internacional de significativa relevancia para comparaciones a nivel global.

En este sentido, es muy preocupante la posición que ocupa la República Dominicana al encontrarse en el lugar 96 dentro del listado de los 131 países analizados. Solamente 35 países son considerados, de acuerdo al Foro Económico Mundial, menos competitivos que la República Dominicana. Igual de alarmante es el posicionamiento de la economía dominicana a nivel regional, ya que el país está dentro de las naciones menos competitivas del continente, únicamente considerada más competitiva que Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Paraguay.

La República Dominicana debe enfatizar sus esfuerzos integrales por continuar mejorando su desempeño competitivo y clima de negocios, basando los mismos en el marco de su recientemente lanzado Plan Nacional de Competitividad Sistémica (PNCS). Debe considerarse este Plan como una agenda de prioridad nacional para todos los sectores, y, aprovechando las mejores prácticas internacionales, reforzar el trabajo que se realiza para hacer de la República Dominicana un país más competitivo.

Los comentarios están cerrados.

NUEVO FORMATO DE ECONOMIA.COM.DO

La nueva edición de Economia.com.do es más interactiva y con actualizaciones más frecuentes. Por esto, además de los artículos principales que seguiremos publicando cada dos semanas (como es habitual), haremos varias actualizaciones durante la semana con informaciones o noticias de interés. Así que visítanos con frecuencia!

Encuestas

¿Cómo ves nuestro portal de Economía?

Ver Resultados

Loading ... Loading ...